Te hablamos de las adicciones
  • Adicción a las redes sociales

09 de noviembre del 2018

Susana Alba Montalbano

Según Enrique Echeburúa y Paz Corral (Adicción a las nuevas tecnologías y a las redes sociales en jóvenes: un nuevo reto; Adicciones, vol. 22, núm. 2, 2010) existe un alto porcentaje de adolescente y adultos que, siente un excesivo placer, ante el uso de nuevas tecnologías y redes sociales. El hecho de enfrentarse ante una realidad diferente a la que viven y tener en su poder la posibilidad de crearse una identidad nueva, hace que los índices de adrenalina se disparen frente al ordenador o teléfono móvil, aunque también puede suceder que simplemente se utilice para abstraerse de la cotidianidad o como forma de continuar conectado con los amigos y reafirmar su identidad ante el grupo, en el caso de los adolescentes principalmente. En el momento en que su uso interfiera en la vida normal de manera clara, debemos comenzar a preocuparnos. Pero… ¿Cómo podemos identificar una adicción en este campo? ¿Cómo distinguir un problema de una simple distracción? Los cambios en el comportamiento que deben preocuparle son los siguientes:

Pérdida de control y dependencia excesiva, dedica unos tiempos de conexión anormalmente altos, pierden la noción del tiempo
Aislamiento, irritabilidad
Bajo rendimiento en el trabajo o en la escuela
Desinterés por otros temas
Trastornos de la conducta, sedentarismo e incluso obesidad.
Sentir una euforia y activación excesivas ante el ordenador o teléfono móvil.
Perder horas de sueño
Las personas con dependencia a las TIC (Tecnologías, información, comunicación) buscan un alivio inmediato ante el malestar emocional que están viviendo (aburrimiento, soledad, ira, problemas en la familia o en el trabajo). Es justo ese placer el que les convierte en adictos a las redes sociales, con las TIC consiguen evadirse, entonces los problemas desaparecen y la angustia con ellos. Esta agradable sensación hará que cada vez el abuso sea mayor, y cuanto más grande sea más aumentará el aislamiento de la persona, la ansiedad, baja autoestima y pérdida de su capacidad de control.

Consejos para reducir la adicción a las redes sociales
En el caso de los adolescentes es más fácil crear una estrategia de prevención (Ramón- Cortés, 2010) ante el peligro de que se convierta en adicto, el adulto deberá fomentar la relación con otras personas, potenciar otro tipo de aficiones (lectura, deporte, cine…), limitar el tiempo y uso de aparatos, ubicación de ordenadores en lugares comunes (evitando el encierro del joven), estimular el diálogo en la propia familia… Crear una estrategia previa en el caso de los adultos es bastante complicado, solo funciona si es autoimpuesta, y esto solo sucederá si el afectado comprende que puede ser víctima de un serio problema.

Fuente: https://gabinetedepsicologia.com/adiccion-a-las-redes-sociales-psicologos-madrid-tres-cantos