Te hablamos de las adicciones
  • ALGUIEN A QUIEN USTED CONOCE MANEJA EN ESTADO DE EBRIEDAD

25 de febrero del 2010

ALCOHOL

Quizá está leyendo este folleto porque alguien a quien a usted conoce, maneja en estado de ebriedad. Esto lo pone en un apuro -y es posible que usted tenga sentimientos muy fuertes al respecto. Usted se preocupa por esa persona, pero aborrece el hecho de que tome. Usted se siente enojado por las decisiones irresponsables que éste ha tomado. Usted dedica tiempo y energía a protegerle de las consecuencias de sus  decisiones (de él o de ella). Posiblemente viva atemorizado ante la posibilidad de que llegue a enterarse de que esta persona se ha lesionado o muerto en un choque automovilístico causado por conducir en estado de ebriedad -o que ha lesionado o matado a otra persona. Se siente triste, avergonzado, desamparado, aislado, cansado y frustrado.

Si no llega a sacar ningún otro consejo de este folleto, se espera que usted se dé cuenta de que no está solo. Conducir en estado de ebriedad, constituye un delito violento que se comete con más frecuencia en los Estados Unidos. Existen millones de personas que saben lo que es preocuparse por alguien que conduce ebrio. Se espera que este folleto les sirva de guía a medida que usted intenta hacerle frente al hecho de que esa persona conduce en estado de ebriedad. Apoyamos su deseo de buscar una mejor vida, tanto para la persona por la cual está preocupado, como para si mismo.

Desafortunadamente, no existe una "solución mágica" del problema. Una estrategia que sirve en una situación, tal vez no sirva en otra. A fin de cuentas, usted debe decidir cuáles son las soluciones que se deben poner a prueba y hasta qué grado, usted se esfuerza para tener influencia sobre esa persona. Le deseamos que tenga suerte en sus esfuerzos.

El Problema

Cada año, aproximadamente 17 mil personas mueren en choques a causa del alcohol. Muchos mueren en choques en los cuales solamente está involucrado un auto. Algunos chocan con motocicletas o bicicletas; o atropellan a personas que están paradas, paseando, caminando o jugando en la calle. Muchos de los que mueren se encuentran dentro de sus automóviles. No es verdad que el conductor ebrio siempre sobrevive al choque. A menudo, el conductor ebrio muere también. Además de todas esas muertes, alrededor de 950 mil personas quedan lesionadas en los choques a causa del alcohol; y alrededor de 37 mil personas serán discapacitadas permanentemente con respecto a su trabajo cada año.

Los hechos sobre el alcohol

A pesar del hecho de que algunos se vuelven más extrovertidos cuando han ingerido un par de copas, el alcohol es en realidad un depresivo. Perjudica la vista, la coordinación, el juicio y el tiempo necesario para reaccionar. Debido a que el juicio se perjudica, los que toman, por lo general, creen que todavía son capaces de conducir, aunque la realidad, ya no son capaces de tomar esa decisión.

Abundan los mitos acerca del conducir ebrio. Uno es que usted siempre puede saber cuando una persona es capaz de conducir. Todos nosotros hemos visto a las personas que apenas pueden ponerse de pie o decir una frase coherente después de consumir alcohol. Es fácil darse cuenta de que esa persona no debe conducir. Sin embargo, otras personas no revelan su impedimento en forma tan obvia. Todos los que quedan afectados no andan a tropezones ni pronuncian sus palabras incoherentemente. La verdad: no se puede distinguir simplemente viendo a alguien, si no es capaz de conducir.

Un segundo mito es que la cerveza y el vino embriagan menos que las bebidas alcohólicas fuertes. Algunos dicen que un tipo de alcohol fuerte tiene menos efecto sobre ellos que los otros tipos; pero la verdad es que una onza de alcohol tiene el mismo poder para perjudicar al conductor, sin importar el tipo de bebida que se tome.
La verdad: una lata de cerveza de 12 onzas, una copa de 5 onzas de vino y un trago de 1 onza de alcohol fuerte, todos contienen más o menos la misma cantidad de alcohol. Un paquete de seis unidades de cerveza contienen aproximadamente la misma graduación alcohólica que seis bebidas típicas mezcladas con alcohol. No se puede saber cuánto alcohol ha tomado alguien, simplemente contando las bebidas. Algunas bebidas mezcladas, contienen más de un sólo trago de alcohol.

Un tercer mito es que el café, las duchas de agua fría, el ejercicio y otros remedios caseros aceleran el ritmo de procesar el alcohol en el cuerpo. La verdad: nada quita la borrachera de la persona que toma, solamente el tiempo. Aunque varios factores intervienen para tener un efecto sobre la rapidez con que alguien queda perjudicado (su estado de ánimo, cuánto pesa, cuánta comida ha consumido, para nombrar sólo algunos), el cuerpo necesita al menos una hora para procesar cada onza de alcohol. La persona que ha tomado cinco bebidas en un término de dos horas, ha quemado solamente alrededor de dos onzas de alcohol y le harán falta por lo menos, otras tres horas sin tomar nada para despejarse.

Definiciones

¿Hasta qué punto llega una persona a estar alcoholizada?
Estar alcoholizado es el punto cuando el consumo de alcohol o de otras drogas perjudica la capacidad de uno para realizar un acto debidamente. El proceso de quedar alcoholizado comienza con la primera bebida. Es posible que a niveles bajos, el contenido de alcohol en la sangre (BAC por sus siglas en inglés), algunos no tengan el aspecto de estar alcoholizados, pero su juicio, su coordinación y el tiempo necesario para reaccionar, han quedado afectados. Ya que para que el alcohol salga del estómago y entre en el torrente sanguíneo necesita tiempo, y una persona puede quedar más alcoholizada, cierto tiempo después de haber ingerido su última copa.

¿En qué punto está alguien en estado de ebriedad?
El estado de ebriedad es un término legal que determina el nivel de alcohol en la sangre, como el punto de impedimento de suficiente gravedad para que se puedan imponer sanciones penales por manejar en esa condición. La mayoría de las personas están lo suficientemente alcoholizadas antes de que estén en estado de ebriedad, de acuerdo con la ley. El nivel de embriaguez, de acuerdo a la ley, es de .08 en la mayoría de los estados, algunos de los cuales, actualmente han reducido la definición de estado de embriaguez a .08 para los adultos y a .00 ó .02 para los jóvenes de 21 años. La Sociedad Norteamericana de Médicos, apoya .05 como el límite que de acuerdo con la ley está permitido, la cual es norma en muchos otros países. El contenido de alcohol en la sangre (BAC) mide el número de gramos de alcohol en l00 milímetros de sangre. El BAC se puede medir en la sangre, la orina o el aliento.

En muchos estados, un nivel de BAC por debajo del límite establecido por ley, también puede conducir a sanciones penales. A pesar de que el conductor crea que es capaz de conducir, si el BAC alcanza .10 la ley en muchos estados, dice que esa persona está en estado de embriaguez y no deberá manejar un vehículo motorizado. ¡No hacen falta muchas bebidas para alcanzar ese punto!. La regla general que se deberá acatar es la siguiente: NO MANEJE CUANDO USTED ESTA TOMADO Y NO ACOMPAÑE A NADIE QUE HAYA ESTADO TOMANDO.

Por fin, la decisión de manejar en estado de ebriedad recaé sobre cada persona. Esto no es muy optimista, pero al fin y al cabo es así. A veces, pensar en las consecuencias de manejar en estado de ebriedad, impulsa a que la persona tenga un cambio de comportamiento. No deberá sentirse culpable si a pesar de todos sus esfuerzos, esa persona por la cual usted está preocupado, sigue manejando en estado de ebriedad. Deberá reconocer que usted no puede controlar a esa persona, por lo que deberá dedicarse a proteger a los demás en los caminos y carreteras.

Consecuencias de Manejar en Estado de Ebriedad

Manejar en estado de ebriedad, de acuerdo con la ley, es un delito en todas y cada una de las jurisdicciones de los Estados Unidos. Algunas legislaturas siguen abordando este problema, promulgando nuevas leyes y haciendo más estrictas las ya existentes.

Muchos estados imponen términos obligatorios de encarcelamiento a los que infringen la ley y conducen en estado de ebriedad por primera vez. Muchos de estos estados también imponen multas obligatorias. Además, muchos estados revocan por vía administrativa la licencia de conducir en el lugar donde se obtiene un resultado positivo de la prueba de alcoholemia, con la suspensión provisional de la licencia por determinado plazo de tiempo. Aunque las personas decidan seguir manejando sin permiso ni seguro, es probable que sean acusados de otras infracciones si los agentes de la ley los detienen. En muchos estados, después de cierto número de infracciones, se puede declarar a una persona "infractor reincidente". Esto también conduce a otras sanciones hasta "prisión de por vida".

Muchos estados actualmente han enmendado los estatutos penales sobre el conducir en estado de ebriedad para hacer más riguroso el castigo si en el vehículo iba un niño o niños menores de edad en el momento del choque.

Si al conductor ebrio se le acusa de un delito penal, los honorarios típicos de un abogado van de $50.00 a $150.00 por hora. Si es obligatoria una fianza para salir de la cárcel en libertad condicional, el dinero en efectivo que se requiere, por lo general consiste de un 10 a un 30 por ciento de la fianza fijada.

Los jueces son muy discretos cuando sentencian a los acusados por conducir en estado de ebriedad, y buscan una manera creativa a la hora de imponer una condena. Un juez o un magistrado podrá exigir que el infractor condenado pague los gastos y asista a un programa de tratamiento de alcoholismo, que realice determinado número de horas de servicio a la comunidad y/o que costee y asista a un Programa de las Mesas de Impacto sobre la Víctima. En algunas jurisdicciones, los jueces exigen que el infractor observe una auptosia, que ponga un anuncio en el periódico local en el cual pide disculpas por haber manejado en estado de ebriedad, o que entregue su coche por concepto de la pérdida obligatoria.

Además de las consecuencias de manejar en estado de ebriedad, existe también la posibilidad de demandas civiles en casos donde hayan resultado daños a la propiedad, lesiones o muerte a causa de un choque provocado por el conducir en estado de ebriedad. Se pierda o se gane, los honorarios que se le pagan a un abogado como resultante de tales demandas civiles, ascienden a cantidades estratosféricas. Si se dicta una sentencia con el conductor ebrio, el traspaso de bienes no llega a proteger a éste. Desde 1984, declararse en quiebra no exime al infractor de sus obligaciones económicas. Aún si la persona no dispone actualmente de bienes ni ingresos, se puede cargar la sentencia civil a los bienes futuros o herencia. Además, si usted es el cónyuge o el tutor bajo la ley de la persona a quien se le ha demandado, o si usted proporcionó el coche o el alcohol relativo a la infracción por manejar en estado de ebriedad, también sus bienes están en riesgos.
 
En algunos casos, las víctimas de los choques que resultan por conducir ebrio, pueden tener como motivo justificante para entablar una demanda civil que se conoce como "encomendar con negligencia" contra la parte que poseía o controlaba el vehículo que estuvo manejando el conductor ebrio. Bajo la doctrina de "encomendar con negligencia", se puede responsabilizar a una persona en forma civil por las lesiones o la muerte de otro, si aquel actuó con negligencia al prestar o recomendar un vehículo de motor a un conductor, a sabiendas de que éste no era competente ni capaz de conducir el vehículo con seguridad, y ocasionando un choque. En la mayoría de los estados, se puede juzgar a una persona, incapaz de manejar un vehículo motorizado con seguridad en razón de su edad o falta de experiencia, un impedimento físico o mental, y/o los hábitos o antecedentes del manejo imprudente habitual. En algunos estados, se le considera incompetente a un conductor, si éste no tiene un pérmiso válido para manejar cualquier tipo de vehículo de motor. En ese caso, se podría responsabilizar a dicha persona por haber encomendado el vehículo a sabiendas de que el conductor no tenía un permiso válido para hacerlo.

Es evidente que la embriaguez podrá constituir un impedimento físico que fundamentará un reclamo a base del encomendar con negligencia. Por lo tanto, cuando alguien presta o de otra forma "encomienda" su vehículo a un conductor de quien sabía o debería haber sabido que estaba en estado de ebriedad, se le podría responsabilizar a dicha persona por las lastimaduras o la muerte de otra persona en un choque provocado por aquella. Aún si el conductor no estaba ebrio en el momento de apoderarse del vehículo, se podría proponer un reclamo en base del encomendar con negligencia si existen pruebas de que el dueño sabía o debería haber sabido que el conductor tenía antecedentes indicativos de que manejaba en estado de ebriedad.

Además de las sanciones penales y civiles, algunos infractores condenados por conducir en estado de ebriedad, pierden sus trabajos debido a las políticas y procedimientos en su lugar de trabajo. Para los conductores condenados por manejar en estado de ebriedad, quienes están separados o divorciados, también se le pueden restringir sus derechos de visitar a sus hijos si esta información llega al conocimiento del tribunal.

Las primas del seguro para los choferes condenados por manejar en estado de ebriedad aumentan o sus pólizas de seguro son canceladas de forma absoluta, dando como resultante la compra de un nuevo seguro con primas más altas. Cualquier persona asegurada bajo la misma póliza que el chofer ebrio, tendrá dificultad para comprar una nueva póliza de seguro. Esto es verdad aún si usted está separado del infractor.

Si tiene motivo para creer que una persona ha falsificado la información proporcionada con el fin de sacar un nuevo permiso de conducir, llame al Departamento de Vehículos Motorizados o al Departamento de Seguridad Pública en su estado y haga una denuncia al respecto. Decir mentiras o dejar de proporcionar información verdadera con el fin de sacar un permiso de conducir, constituye un delito penal, sancionado con la revocación de la licencia o permiso y/o el encarcelamiento. Se puede hacer la llamada de forma anónima, pero deberá usted decir el nombre del conductor, su fecha de nacimiento, el número de placas del coche y su lugar de empleo. Todos los permisos de manejar que se otorgan quedan registrados en el Registro Nacional de Conductores, así que al revocar el privilegio de manejar en un estado, se puede localizar al infractor, aún si éste intenta obtener un permiso en otro estado.

 

El consumo de bebidas alcohólicas y el conducir por menores de edad

La edad para consumir bebidas alcohólicas bajo la Ley en los Estados Unidos es de 21 años. Ninguna ley estatal permite que los menores de edad consuman bebidas alcohólicas. Si su hijo menor toma bebidas alcohólicas y maneja, se le podrá responsabilizar a usted por cualquier daño, lastimadura o muerte ocasionada por su hijo. Esto es cierto sobre todo si usted compró o proporcionó el alcohol.

Aunque la mayoría de los estados reconocen el derecho de los padres de servir bebidas alcohólicas a sus propios hijos menores dentro de la casa, usted no puede servir a otros niños, ni proveer el alcohol para que se consuma en otro lugar. El consumo o la tenencia de alcohol, constituye toda la prueba necesaria para que usted sea procesado por vía penal o demandado por vía civil.

Los legisladores son cada vez menos tolerantes con los adultos que sirven bebidas alcohólicas a los menores de edad. Las fiestas con supervisión adulta en las cuales se sirven bebidas alcohólicas a los menores, no son lícitas ni responsables.

Alternativas al manejar en estado de ebriedad
Chofer o Conductor Designado

Una alternativa sencilla y eficaz al manejar en estado de ebriedad, es la de elaborar un plan antes de tomar alcohol. Un chofer designado es una persona que conviene en no tomar alcohol ni otras drogas a lo largo del día o de la noche, y asegurarse de que todo el mundo llegue a casa con seguridad. Se escoge el chofer designado antes de la función, quien recoge a todos para que nadie caiga en la tentación de regresar más tarde a casa, después de haber ingerido bebidas alcohólicas.
De esta forma también se puede evitar dejar un coche "abandonado o desatendido" durante la noche, lo que podría dar como resultado que el dueño del coche reciba una multa por desobedecer la ley o que su coche sea remolcado o dañado por vándalos.

El Transporte Público

Si el grupo no ha escogido a un chofer designado, los bebedores deberán pensar en usar el transporte público. La mayoría de bares y restaurantes, de buena gana llamarán un taxi para sus clientes. Ir a casa a pie es mucho mejor que manejar en estado de ebriedad. Sin embargo, todas las ciudades tienen estatutos sobre la embriaguez pública, los cuales pueden hacerse cumplir si una persona tiene aspecto de estar ebrio en público. Hacer planes para un chofer sobrio es la forma más segura y fácil para llegar a casa.

Su propia casa

Cuando un bebedor está en su casa y tiene que desplazarse a algún otro lugar, hable con él antes de que empiece a tomar y desarrolle un plan para su transporte. Como último recurso, esconda las llaves, deje que se escape el aire de las llantas, quite la tapa de distribuidor del encendido, o estacione el coche en otro lugar.

Si usted proporcionó las bebidas alcohólicas, es posible que se le responsabilice de acuerdo con la ley, si alguien que salió de su casa se lesiona o se mata a si mismo o hace lo mismo con respecto a otras personas mientras maneja. Se pueden demandar a los bares y los restaurantes en muchos estados si uno de sus clientes estuvo en un choque, pero la mayoría de las personas desconoce que también se les puede demandar bajo el estatuto de "anfitrión social" o de acuerdo a jurisprudencia. Asegurarse de que el bebedor no maneje, no sólo lo protege, sino que también protege a otras personas que van por el camino y a USTED.

Cumplimiento de la Ley

Si la persona que le preocupa sigue tomando bebidas alcohólicas y manejando a pesar de todos sus esfuerzos, llame a la policía inmediatamente después que éste salga de casa y descríba claramente el automóvil, el conductor y el rumbo por el cual irá manejando. Tenga en cuenta que existe una gran variedad de intereses de las agencias de la ley y de su capacidad para reaccionar a tales llamadas, pero muchas de esas agencias, harán un esfuerzo por localizar dicho vehículo.

Si lo llegan a ver, podrán obligarlo a apartarse a un lado solamente si tienen motivos fundados para hacerlo. Esto significa que el policía deberá observar que se está manejando el vehículo en tal forma, como para convencer al policía de que el conductor está ebrio. Su llamada por teléfono en sí, no será suficiente para justificar que el policía detenga el coche. Muchos estados tienen una línea de llamadas gratuitas para denunciar a los presuntos choferes ebrios. La Patrulla de Carretera o la Policía de su estado podrán decirle si se dispone de tal número. Se enumeran los números actuales al final de este folleto.

El Procurador Acusador

Si la persona queda acusada de un delito relacionado con el alcohol y fue puesta en libertad bajo fianza o caución, llame a la Procuraduría y avíseles que el problema sigue produciéndose. Pregunte por el procurador encargado del caso y hágale saber que la persona tiene antecedentes de manejar en estado de ebriedad o que ha vuelto a manejar estando ebrio. El procurador puede recomendar las medidas correspondientes.

El Abogado Degensor

El abogado defensor de la persona debería de haberle advertido que evite más problemas con la ley. Es posible que usted quiera avisar al abogado defensor que el cliente de él o ella, sigue manejando en estado de ebriedad.

La Libertad Vigilada y la Liberación Temprana

Se le puede imponer a la persona que fue condenada por un delito, un plazo de libertad vigilada por cierto período de tiempo en vez de cumplir la pena en la cárcel o en la prisión.
A las personas bajo Libertad Vigilada se les exige que realicen ciertas actividades como condición de su condena. Podrán presentarse ante un agente de libertad vigilada a ciertas horas; se les podrá obligar a atender a clases especiales; deberán abstenerse de más problemas con la ley. El juez que lleva la causa determinará las condiciones de la libertad vigilada en su mayor parte.

La liberación temprana de la cárcel es parecida, con excepción de que los que tienen liberación temprana han estado presos en la cárcel o la prisión antes de su libertad. Si quedan liberados antes de que finalice su pena, pasan el tiempo restante de su condena bajo la liberación temprana.
Una persona que transgrede una condición obligatoria o más de su libertad vigilada o de su liberación temprana, corre el riesgo de que sea revocada su libertad vigilada o su liberación temprana y que se le mande a cumplir lo restante de su condena en la cárcel o la prisión. Si el que está libre bajo la libertad vigilada o liberación temprana aún para una infracción que no tiene que ver con el alcohol, sigue manejando en estado de ebriedad, comuníquese con su agente de libertad vigilada o liberación temprana para denunciar esta actividad ilegal. Esto es de suma importancia. si la persona ha recibido una multa por infracción del tráfico o ha sido detenida por una infracción relativa al alcohol.

Denunciar a alguien por el cual usted se preocupa, puede ser un paso muy doloroso. A la larga, sin embargo, el acto de denunciarlo puede demostrar más cariño que dejar de tomar medida alguna, dando a entender por medio de su silencio, que usted apoya el hecho de conducir en estado de ebriedad.

Mesas de MADD del Impacto sobre las Víctimas

Algunos conductores ebrios consideran el efecto de su comportamiento sobre otros por primera vez, cuando se encuentran cara a cara con las víctimas de los choques provenientes por manejar en estado de ebriedad. Aunque se han realizado pocos estudios para determinar el éxito de tales programas, los datos anecdóticos sugieren que algunos se comprometen a someterse al tratamiento cuando quedan expuestos a las tragedias personales por conducir ebrios. Por esta razón, MADD lleva a cabo mesas del Impacto sobre las Víctimas a lo largo de los Estados Unidos. Las mesas incluyen de cuatro a cinco víctimas por del conducir en estado de ebriedad, quienes simplemente cuentan su historia. Las audiencias consisten básicamente en los infractores que son condenados por primera vez, por manejar en estado de ebriedad, a quienes se les obliga a asistir a tales reuniones como condición de su condena. Sin embargo, la mayor parte de dichas mesas están abiertas al público. Para averiguar el lugar de la mesa más cercana, llame a su capítulo local de MADD o a la Oficina Nacional de MADD que figura en las páginas finales de este folleto.

El manejar en estado de ebriedad y las visitas paternas

Tal vez es el padre o la madre ausente de su hijo, quien maneja embriagado. Usted se encuentra en una situación sumamente difícil porque tiene poco control sobre lo que pasa cuando su hijo está de visita con el padre que toma. Aunque usted tiene una obligación bajo la ley de proteger al hijo del daño, la mayoría de los jueces ven con malos ojos que un padre niegue el derecho a las visitas del otro padre, por el motivo que sea. Si usted impide que su hijo esté disponible al padre visitante a la hora fijada para ello, usted correrá el riesgo de incurrir en desacato a la orden del Tribunal.

Consulte primero con el abogado que se encargó de su divorcio o con otro abogado especializado en Derecho Familiar. Algunas comunidades ofrecen clínicas de ayuda jurídica a las familias con ingresos muy bajos. El refugio local para las personas maltratadas, podrán hacer también recomendaciones legales, ya que están acostumbrados a abordar cuestiones familiares que se relacionan con la violencia. Dígale al abogado, que usted desea que la sentencia del divorcio sea modificado para proteger mejor a su hijo.

El abogado tendrá que presentar una petición de las modificaciones al Tribunal, y usted y/o sus hijos tendrán que declarar sobre el comportamiento de manejar en estado de ebriedad. El juez podrá decidir que el otro padre de su hijo podrá verlo solamente en presencia de un adulto de confianza. La orden de modificación podrá prohibir que el otro padre maneje con su hijo en el coche. Se aumentará en gran medida la posibilidad de que la orden sobre la tutela o el régimen de visitas sea enmendado, si: el otro padre tiene antecedentes penales de manejar en estado de ebriedad o de otras infracciones relativas al alcohol; su hijo es de edad suficiente como para declarar sobre el comportamiento del otro padre quien maneja ebrio, y/o udted tiene otras pruebas para fundamentar lo que usted afirma, como testigos, informes policiales, etc. Documente los datos que usted cree que apoyan su petición y compártalos con su abogado, quien sabrá mejor cómo utilizar esa información.

Tenga en cuenta, sin embargo, que la mayoría de los jueces se esforzarán por dejar que el niño tenga acceso a los dos padres. El juez sospechará, si esto llega a ser un intento más, después de tantos otros, de llamar la atención del Tribunal a sus quejas. Aún ante las situaciones más definidas, los jueces están mal dispuestos a dictar grandes cambios en las órdenes de visitas y de tutela. Antes de persuadir al Tribunal, busque los consejos de un abogado y trate de demostrar que está dispuesto a permitir que su hijo pase un tiempo adecuado con el otro padre bajo las circunstancias seguras.

Es posible que el folleto de MADD titulado: Una forma no reconocida de poner a los niños en peligro en Norteamérica: manejar en estado de ebriedad, le sea de interés. Este folleto explica las nuevas leyes que aumentan las penalidades para los choferes embriagados que tienen un hijo o hijos en su vehículo en el momento de la infracción.

La Violencia

La persona por la cual usted se preocupa, puede enfurecerse, ser insultante o hasta ser violento cuando toma. El o ella pueden negarse a creer que su comporamiento presenta un problema. Usted puede pensar que no tiene control alguno sobre la decisión de éste de manejar en estado de ebriedad. Aunque usted tiene obligación moral y legal de tratar de evitar que esa persona maneje después de ingerir bebidas alcohólicas, también tiene la obligación de protegerse a si mismo y a su familia. El problema es complejo, sin salida fácil. Si usted se siente amenazado, o si la otra persona lo ha golpeado o herido, llame a la policía y/o a su refugio local para personas maltratadas. Es posible que usted tenga que salir hasta que la otra persona se haya despejado. Dejar una situación violenta de forma provisional puede ser la mejor forma para protegerse a si mismo en ese momento. También puede obligar al que toma, a encararse con la realidad que usted se puede ir de forma permanente si su comportamiento no cambia.

El Alcoholismo y el Alcohólico

Usted puede sentirse frustrado con lo que ha leído hasta ahora, y darse cuenta de que la persona que le preocupa es alcohólica y hay poco que se pueda hacer para cambiar su comportamiento (de él o de ella). Tal vez tenga interés en aprender más sobre el alcoholismo.

Esta última sección está dedicada a usted.

El alcoholismo es una tema vergonzoso para algunas personas. Usted puede sentirse muy incómodo con la idea de que alguien por el cual se preocupa, es alcohólico. Tal vez se imaginaba al alcohólico como alguien que viste ropa sucia, tumbado en una cuneta del camino, con una botella de vino barato en la mano, etc. Usted no es el único en tener esa idea. Un número de mitos y estereotipos envuelven todo lo relacionado al alcoholismo. Antes de considerar esos mitos y malentendidos, primero conteste las siguientes preguntas:

Esa persona:

¿necesita una bebida alcohólica a cierta hora, cada día?    

¿bebe a solas o trata de esconder el hecho de que toma?    

¿niega que hay un problema o se altera si usted se queja de que toma?    

¿tiene enfermedades frecuentes o heridas que pueden tener alguna relación con el hecho de que tome?    

¿experimenta la pérdida de memoria o de control cuando toma bebidas alcohólicas o después de tomarlas?    

¿se pone enojado, celoso o violento después de tomar?    

¿se siente culpable, deprimido o avergonzado por el hecho de que tome?    

¿restringe sus actividades sociales exclusivamente a los amigos y a las funciones que suponen el consumo de bebidas alcohólicas?

Una contestación afirmativa de "si" a cualquiera de estas preguntas puede indicar que la persona es un bebedor problemático o un alcohólico. ¡Es importante que busque ayuda!

Un alcohólico es adicto al alcohol. Muchos creen que el alcoholismo constituye una enfermedad. Si no se le atiende, el alcohólico dependerá cada vez más del alcohol para poder funcionar y muchos, finalmente mueren por la enfermedad. Unos 10 millones de personas en los Estados Unidos sufren de alcoholismo. A diferencia de algunas enfermedades, el alcoholismo también perjudica a la familia y a los amigos del alcohólico. A menos que uno haya convivido con un alcohólico, es muy difícil entender el dolor emocional que puede producir el alcoholismo. Los alcohólicos a menudo son personas maravillosas -cuando están sobrios.

He aquí algunas cosas que las investigaciones nos han mostrado sobre los alcohólicos:

Los alcohólicos tienden a culpar a otras personas y a las situaciones por el hecho de que toman. En realidad, los alcohólicos beben porque son adictos.    

Los alcohólicos no pueden dejar de tomar sin ayuda. Por lo tanto, es de suma importancia que usted busque ayuda de alguien que sepa cómo ayudar a los alcohólicos y a sus familias.    

Los hombres, las mujeres y los niños de todas las edades y razas pueden llegar a ser alcohólicos.    

El alcoholismo va empeorándose sin la intervención y suele ser mortal al final.    

Nada que usted pueda hacer ni decir obligará al alcohólico a dejar de tomar. Es el alcohólico quien deberá tomar esa decisión. Lo que usted si puede hacer, sin embargo, es aprender las formas por las cuales se puede hacer reaccionar el alcoholismo de dicha persona.

 
 
Lo que no ayuda

Tal vez usted haya oído los términos "co-alcohólico", "co-dependiente" o "el que facilita", y se ha preguntado qué quieren decir. El alcoholismo produce un efecto sobre la familia entera, la que muchas veces lo apoya. Los que viven con los alcohólicos suelen adoptar las actitudes y los comportamientos que ellos creen serán de ayuda. Es cierto que esas actitudes y comportamientos a menudo empeoran las cosas, no las mejoran. El alcohólico persiste en su adicción porque otros, a sabiendas o sin saberlo, apoyaban ese comportamiento. Se refiere a los otros como co-alcohólicos, co-dependientes o los que facilitan.

Los co-dependientes presentan las siguientes características:

dicen mentiras u ocultan el hecho de que el alcohólico falta al trabajo, a la escuela o cumpla con otras obligaciones    

esconden o tiran el alcohol a la basura o tratan de vigilar la cantidad que el alcohólico bebe;    

le pagan la fianza al alcohólico o lo sacan de los apuros ocasionados por el beber;    

niegan a los amigos, a la familia, al alcohólico y a si mismos que el problema es grave;    

imaginan que ellos son responsables de ocasionar o curar la enfermedad.

A pesar de las buenas intenciones que pueden tener estas actitudes y conductas, en realidad no ayudan en nada.

¿Qué es lo que si ayuda?

Reconocer la verdad.- La persona tiene un problema con el consumo de bebidas alcohólicas y puede ser alcohólico.    

Aprender más sobre el alcoholismo.- Cuanto más sepa usted sobre el alcoholismo, mejor podrá usted hacer frente al alcohólico, a su familia y a si mismo.    

No se culpe a si mismo.- No deje que el alcohólico ni ninguna otra persona lo culpe por el alcoholismo. Usted no lo ocasionó ni lo puede curar.    

Siga con su propia vida.- No deje que el alcohólico controle su vida. Siga dedicándose a sus pasatiempos y a las amistades que son valiosas para usted y para la familia.    

Busque ayuda. Anime a la persona a participar en un programa de tratamiento para el alcoholismo. A pesar de la reacción que éste pueda tener, participe usted en tal programa. Allí usted llegará a conocer a otros que conviven con los alcohólicos y aprenderá cómo puede hacer frente a ellos. Un programa de tratamiento o de Al-Anon le enseñará cómo intervenir en el problema.    

Haga planes.- si usted convive con una persona que se niega a cambiar, contemple la idea de pedirle que se vaya. O es posible que sea usted quien se tenga que marchar. Querer a un alcohólico no lo obliga a mantenerse al margen sin hacer nada ante su comportamiento destructivo. Usted debe tener la fuerza suficientes para tomar medidas y cambiar la situación. Haga planes con la ayuda de su familia y otros consejeros de confianza, y dispóngase a poner el plan en práctica.    

Nunca vaya en un coche con una persona que estuvo ingiriendo bebidas alcohólicas.- Esto protege su propia seguridad y dice a las claras que usted no apoya ni aprueba tal comportamiento.

Se necesita valor para decir "creo que mi amigo o mi familiar es alcohólico". Pero usted ya ha dado pruebas de su valor, llamando a MADD, Madres Contra el Conducir Ebrio, y puede hacer algunas llamadas más. Consulte la guía telefónica local bajo "Alcoholismo" en busca de los servicios en su área. La Sociedad Local de Salud Mental también le ayudará a identificar los programas adecuados en su comunidad. Consulte con su médico familiar o con un sacerdote, pastor o rabí. Si usted no puede hallar nada en su comunidad, comuníquese con una de las agencias que figuran en la próxima página.

¡Usted no está sólo!

Le deseamos buena suerte en los esfuerzos por mejorar su vida. USTED SE LO MERECE
 
 
Guía para distinguir a los choferes ebrios que manejan de noche*

Dan vuelta en un radio demasiado amplio  

Conducen a horcadas sobre el centro o el indicador de líneas  

Tienen aspecto de estar ebrios  

Estuvieron a punto de chocar contra un objeto u otro vehículo  

Serpentean por el camino  

Manejan por una calzada que no es el camino indicado  

Viran bruscamente  

Manejan a menos de 10 millas por hora, por debajo del límite de velocidad  

Paran sin motivo en el carril donde circulan  

Se encuentran demasiado cerca del coche que va adelante  

Se desvían de su rumbo  

Las llantas se deslizan sobre el centro del camino o las líneas indicadoras  

Frenan bruscamente  

Manejan en forma directa hacia el tráfico en dirección contraria o que cruza  

Hacen cambio de luces que no corresponden a los actos del que maneja  

Reaccionan con demasiada lentitud a las señales que regulan la circulación  

Paran indebidamente (en lugares inapropiados del camino)  

Dan vuelta en forma brusca o contra la ley  

Aumentan o disminuyen la velocidad con rapidez  

Manejan sin prender las luces largas

* Estas señales se enumeran en orden descendente de probabilidades de que la persona observada maneja bajo el efecto de su estado de ebriedad.

Usted no está solo
Podemos ayudarle

Por Stephanie Frogge, MTS, CTC